Contra la anestesia televisiva – gimnasia mental

IMG_6806

No hace mucho mantenía una conversación sobre los programas de televisión con unos amigos. Estas conversaciones normalmente tienden a derivar a los programas basura. Uno de los argumentos que se utilizaron para defender a las personas que los ven, es que les servía para no pensar, para dejar el cerebro anestesiado. Dejaban de pensar en sus preocupaciones y podían estar bastante tiempo viéndolos.

Me vino a la memoria aquella escena de la película Wall-e en la que se mostraba un futuro distópico humano en el que la gente en sus sillas se pasean por la nave sin tener contacto con los demás, totalmente abstraídos en la visualización de sus monitores.

La sociedad distópica.

Si nos preocupamos por estar sin pensar nuestro cerebro puede crear un tremendo mal hábito. Un hábito que evitará que desarrolles un pensamiento crítico y a vivir una vida similar a la de los humanos de Wall-e.

Estos humanos no gobiernan sus vidas, no toman ninguna decisión, sus necesidades básicas están cubiertas. No tienen necesidad de pensar, su cerebro se alimenta de las percepciones que recibe desde su monitor y un ser superior decide que deben monitorizar.

Veo cierto paralelismo cuando decidimos desconectar viendo este tipo de programas con los humanos del futuro de Wall-e.

Cuestión de elección.

La elección que deben tomar los individuos de las sociedades de los países desarrollados. Decidir si queremos ser los dueños de nuestras vidas o permitir que gobiernen nuestra vida. La respuesta a esta pregunta no es baladí, ya que la respuesta que parece evidente tiene un coste.

Es un coste que en preocuparte, no en desconectar, sino en ocuparte. En ocuparte de la forma adecuada para que tu cerebro se habitúe a pensar, en hacer gimnasia cuando quieres abandonarte.

Es un coste en sentir, cosas buenas y cosas malas. Sentir dolor y placer. Sentir amor y odio. Alimentar tu cerebro de todos esos sentimientos, porque son la fuerza que le ayuda a aprender. Saber que le interesa y que le produce tedio. Tomar las decisiones que le permitan tomar las riendas.

Resignarse a vivir una vida de apatía o luchar viviendo tu vida. Balzac lo tenía claro.

La resignación es un suicidio cotidiano

Honoré de Balzac

Para escuchar al maestro Dave Maslin (@meslin), hablar de este tema os dejo en enlace a los cometarios que hice a su TED Antídopo para la apatía.

Imagen en morguefile de Markgraf

img_cc

Todo el material publicado en este Blog, salvo las obras que no pertenecen a su autor, se difunden bajo licencia CC by-SA de Creative Commons, por lo que eres libre de copiar, distribuir y comunicar este contenido de forma publica, hacer un uso comercial del mismo, etc., siempre que lo hagas bajo las condiciones de la licencia indicada, y que reconozcas a su autor e indiques un enlace al contenido original o en su defecto a la pagina principal de este blog.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: