Unplugging

Llegas por la mañana al trabajo más o menos tranquilo y relajado. A medida que avanza la mañana empieza a torcerse el día.
Uno de tus objetivos diarios no sale adelante y encima es algo importante y hay gente que espera la resolución de tu objetivo.
Total acaba el día, andas nervioso porque no has conseguido sacar adelante esa tarea tan importante. Te metes en la ducha para desconectar , te vas al gimnasio a desconectar, juegas con tus hijos para desconectar, haces mil cosas para desconectar

Y cuando desconectas, EUREKA!! Ahí está la solución para avanzar en tu objetivo.
Vaya situación tan rara, verdad, no conozco a nadie que le haya pasado ¿y vosotros?
Qué está pasando, porqué nuestro cerebro nos da la solución cuando dejamos de buscarla.
La solución es sencilla, porque has dejado de buscarla. Nuestro increíble cerebro sigue buscando la solución, aunque hayamos desconectado. Y muchas veces la solución requiere como mínimo un poco de creatividad y para ser creativos hace falta algo de descanso.
Si no dejamos a nuestro increíble cerebro descansar no podremos tener un buen rendimiento. Una técnica que uso a menudo en situaciones como la que os he explicado es reducir mi objetivo diario en pequeñas tareas realizables en cortos espacios de tiempo y a medida que voy avanzando voy haciendo descansos que me permiten tener picos de actividad cerebral alta.
A medida que he ido aprendiendo técnicas de productividad descubrí que esa técnica tiene un nombre y es la de POMODORO.
¿Realmente desconectáis durante periodos de actividad largos? ¿Trabajáis 8 horas sentados sin moveros de vuestra silla?

Anuncios
  1. La verdad que tenés razón. Hace un tiempo descubrí ésta técnica, la implementé con buenos resultados tanto para mi trabajo como para mi salud mental. Sin embargo, hay que aclarar que tiene una curva de “aprendizaje” algo lenta, por lo que hay que abordarla con un conocimiento entero de cada uno de sus pasos y la razón de los mismos. De lo contrario es muy fácil que nuestro mismo cerebro nos juegue en contra y se tome el tiempo “ganado” en criticarnos por la osadía de enseñarle cómo administrarse.

    Saludos!

    • Cierto Bruno, aunque yo lo veo más como un hábito, que es muy complicado de poder trabajarlo porque la vida te lleva al desorden completo. Todo lo que hacemos es para ayer, y hace que entrés en una borajine de trabajo que no te permite relajarte nunca.
      Eso sí, todos estamos de acuerdo que hay que hacer pequeñas paradas, pero nadie te deja ese tiempo.

      Un saludo

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: