Sobre la responsabilidad

Una de las cosas que he aprendido en este tiempo, es la facilidad absoluta de empezar a embarcarse en un proyecto tras otros y cada vez que ves que tienes una serie de tareas que no puedes abordar, empieza a crecer en mi una sensación de agobio.
Poco a poco he aprendido a intentar no abordar más de 5 proyectos diarios, de los cuales tengo como normal que 2 tienen que ser de aprendizaje personal.
Porque explico todo esto, pues es muy sencillo.
Cuando delegas en una persona y concretas con ella que tal día va a entregarte un trabajo y esa persona te deja en la estacada, pierdes confianza en esa persona, y poco a poco empiezas a evitar tener temas pendientes con ella.
Nuestro cerebro funciona igual con nosotros.
Llega el uno de enero y mi yo interno decide que es un buen momento para ser una gran persona y empiezo a hacer

  • voy a dejar de fumar
  • voy a adelgazar
  • voy a leerme los Pilares de la Tierra
  • me voy a apuntar a inglés
  • voy a comer sano
  • voy a empezar a hacer senderismo
  • voy a empezar a ir al gimnasio

Llega el 1 de febrero, y estas ideas van quedandose abandonadas.
¿Qué pensará mi cerebro de mi?, de esa persona que se había comprometido conmigo en hacer todas esas cosas, como todos los años, y no hemos acabado ningún proyecto.

Cada uno de los proyectos que asumimos es una responsabilidad en tiempo y esfuerzo por nuestra parte, así que no debemos asumirlos si no creemos que sea el momento o no disponemos del tiempo necesario.

Un proyecto finalizado en fechas es una victoria y una sensación de felicidad de bienestar muy difícil de explicar.

Yo trabajo de informático y tengo algunos picos de trabajo bastante abrumadores, cuando llegan estos picos, normalmente tengo que replanificar mis acciones y mis tiempos en los proyectos, teniendo en algunos casos que empezar de nuevo esos proyectos, pero el hecho de planificarlos y ponerme unas nuevas fechas, me hacen sentir que soy responsable de mi proyecto y soy consciente de mi entorno.
Esto antes no lo hacía, me venian los momentos de estrés, se paralizaban mis proyectos y se perdian en el olvido.

Ahora soy responsable de mis proyectos.

¿Eres responsable de tus proyectos? ¿Estás abrumado por todo tu trabajo?

Anuncios
  1. Buenas ¡¡

    Pues es cierto que hay que “re” procesar ésas metas.

    De echo, yo soy de los que pienso que el destino no lo manejamos al 100%, de echo diría que solo podemos dirigirlo a un 30 %, estudiando, trabajando, tomando ciertas decisiones… pero como el 70% restante es todo aleatoriedad… algunas veces incluso cosas muy improbables… pues resulta que no conseguimos alcanzar éstas metas.

    Buena idea lo de replantearse éstos temas en lugar de verlo como un fracaso, si señor, es el punto de vista del vaso medio lleno.

    Saludos ¡¡

  2. Hay que ser optimistas, pero con un optimismo inteligente, no un optimismo ñoña que nos lleve al fracaso.
    Realmente es ver el vaso como está, pero tenemos cierta tendencia a ver las cosas malas, y no nos damos cuenta que realmente el vaso está lleno en un 80 o 90%, porque las cosas malas son como el aceite que se ponen encima y nos impide ver el agua que hay en el vaso.
    Piensa, ¿realmente solo controlamos un 30% de nuestro futuro? La inacción es lo único que nos lleva a que controlemos tan poco de nuestro futuro.
    Hacer, actuar, y de una forma organizada, planificada y sabiendo a donde queremos ir es lo que nos permitirá ser amos de nuestro futuro.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: